Especialista dice en WSJ que el fracking no es “experimental” ni “peligroso”

Este viernes Wall Street Journal dedicó un suplemento especial para debatir sobre el “Fracking”. En la versión on-line se publicaron notas de 13 expertos a través de un blog (“The Experts”) que planteó un panorama amplio sobre los principales argumentos a favor y en contra de la técnica.

En este contexto, uno de los artículos más destacados fue el firmado pro Iván Martén, uno de los socios de “Boston Consulting Group”, quien aseguró que “el hecho más importante es que el fracking no es un nuevo experimento que se desarrolló para la extracción del shale”. Además sostuvo que el método “tampoco es peligroso”.

Según Martén, incluso en campos de petróleo y gas convencional, el 20% de los pozos son estimulados a través de fracturas hidráulicas. El fracking hidráulico implica el envío de grandes cantidades de agua, arena y fluidos a alta presión, a un depósito donde se crean pequeñas fracturas en las rocas. Estas fracturas aumentan la permeabilidad del depósito y la cantidad de hidrocarburos capaces de fluir.

Esta técnica se ha utilizado en la industria del petróleo y el gas desde 1949 y se estima que se han llevado a cabo más de 2 millones de operaciones de este tipo en todo el mundo.

“Es cierto que existen algunos riesgos. Por ejemplo, es todo un desafío controlar el tipo de fluidos químicos que se envían al depósito para que no entren en contacto con los acuíferos”, ponderó uno de los líderes a nivel global del programa de Energía y Desarrollo.

La diferencia entre el fracturamiento para el shale y las perforaciones convencionales está vinculada con su escala y el requerimiento de tecnología especializada. “El número de operaciones de fracturación ha crecido en los últimos siete años y lo seguirá haciendo”, vaticinó Martén. Según informes recientes, es probable que disminuye el porcentaje de accidentes por operación. “Las compañías petroleras y los gobiernos tienen que estar preparados para esto”, aclaró el experto.

El problema de la falta de información
Actualmente, el shale gas representa el 45% de todo el gas producido en EE. UU. cuando hace 10 años sólo era el 2%. En este contexto de crecimiento, la información hacia el público no es la mejor por lo que se generan confusiones respecto a la técnica.

“Estas técnicas son bien conocidas por los operadores y por las empresas que se dedican a esto. No son alquimistas que están probando una fórmula por primera vez”, aclara Martén.

Por otro lado, el especialista en Política Energética, Ariel Cohen, explica que “el público general no entiende el fracking porque no se estudia la física y la química de esta técnica en las escuelas secundarias de EE.UU. Así queda a merced de de los argumentos alarmistas de los que se oponen al fracking”.

Asimismo, Cohen mencionó una estudio del MIT en el que se asegura que la contaminación del agua no está directamente relacionada con la técnica y que las empresas gastan millones en respetar los estándares de seguridad ambiental.

Por último, comparó el discurso anti nuclear que se desató luego del accidente de Chernobyl (1984) con el actual clima “anti-fracking”. Por eso, teme que halla una prohibición púbica del fracking a partir de la interpretación poco rigurosa de accidentes como el de Exxon Valdez.

Otras opiniones
La exgobernadora de New Jersey, Christine Todd Whitman, señaló que “el 90% de los pozos de gas y petróleo del mundo están fracturados” y asegura que “hay esfuerzos en curso para mejorar la seguridad de esta práctica”. Su breve artículo se llama “Why You Shouldn’t Worry About Fracking”.

Bill Ritter, exgobernador de Colorado y actual director del Centro para la Nueva Economía energética de la universidad de ese estado, escribió “The Right Way to Frack”. Afirmó que “con el esquema regulatorio adecuado en el lugar, y la actitud correcta por parte de la industria en relación con el funcionamiento y la transparencia, la industria debe recibir su “licencia social para operar”.

La actriz Daryl Hannah, reconocida ambientalista, opinó que el fracking es un “riesgo innecesario” ya que los países o ciudades que han prohibido la técnica o impuesto una moratoria sobre ella, “y siguen cubriendo sus necesidades de energía”. Su nota se titula“Fracking’s Dirty Little Secret”.

John Hofmeister, expresidente de Shell, compara en su artículo “Fracking Is a Lot Less Disruptive Than You Think” la estimulación hidráulica con las excavaciones que se realizan para la construcción de una casa. “En el caso del fracking, modificamos temporalmente el paisaje para realizar una operación minera, y luego se restaura el sitio a su estado natural anterior”, aclaró.

Todd Mayer, director de medioambiente del Washington Policy Center de Seattle, asegura en “Convenient Untruths Hurt the Environment” que muchos de los activistas plantean supuestos peligros que no son ciertos, como el aumento de los casos de asma.“Algunos pueden creer que tergiversar la verdad en aras de un objetivo más amplio es justificable, pero es deshonesto, y deja a la gente y al medio ambiente en peor situación”, aseguró.

Ariel Cohen, investigador en Política Energética Internacional en Europa y Asia para la Fundación Heritage, publicó el artículo “Fracking Ignorance Makes it Easy to Scare People”. Allí sostiene que por tratarse de una técnica compleja, el común de la gente no alcanza a entender exactamente cómo funciona. “Mayor claridad y comprensión del fracking son necesarios”, indicó.

Fuente: WSJ y ShaleSeguro

Advertisements


Categories: SHALE en el Mundo

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: