El fracking a la luz de los hechos

Fracking

Con el 15% del potencial de Vaca Muerta podría cubrirse el total del déficit energético de la Argentina.

Para el autor, no hay riesgo de terremotos. Tampoco de contaminación masiva de acuíferos, ríos y napas.

En muy poco tiempo se instaló con sorprendente virulencia un discurso antifracking basado en tres ejes principales: aumentará el riesgo de que se produzcan terremotos; va a consumir el agua dulce, dejando sin abastecimiento a las poblaciones; y puede contaminar el agua dulce de los acuíferos o napas.

Tres mitos que se desnudan a la luz de los hechos:

1) La energía utilizada para generar las fracturas previas a la estimulación hidráulica se puede sentir en la superficie sólo mediante instrumentos extremadamente sensibles. Si se mide esta actividad en la escala Richter, utilizada para los sismos, se ubica en valores negativos (alrededor de -2), unas 100.000 veces menores a un movimiento detectable por los seres humanos y que de ninguna manera puede desencadenar terremotos.

2) La inyección hidráulica a alta presión, último paso de preparación del pozo antes de comenzar la producción, emplea un 99,5% de agua y arena, y un 0,5% de productos químicos. Estos volúmenes de agua se tomarán, en el caso de Vaca Muerta, de los ríos de Neuquén, en una cantidad que representa menos del 0,1% del caudal anual. Una vez utilizada, el agua puede ser tratada y reutilizada tanto en nuevas perforaciones o en otras operaciones de la industria, como la inyección para recuperación secundaria. Las empresas que enfrentan el desafío de realizar este tipo de perforaciones utilizan técnicas que apuntan a reutilizar en el futuro cercano el 100% del agua de inyección.

3) El petróleo de Vaca Muerta no migra: si tuviera las condiciones físicas para migrar no haría falta utilizar el fracking para explotarlo. Las fracturas hidráulicas y el proceso de circulación de grandes volúmenes de agua con aditivos suceden a gran profundidad. En los puntos de interés para la explotación de la formación Vaca Muerta, como el área donde se desarrollará la experiencia piloto conjunta entre YPF y Chevron, ésta se encuentra a más de 2.000 metros de profundidad, no existe posibilidad de que el agua, el hidrocarburo o los aditivos inyectados migren verticalmente hacia la superficie. Las fracturas creadas con esta técnica en un pozo horizontal tienen una capacidad de penetración vertical del orden de apenas decenas de metros y nunca podrían encontrarse con los niveles freáticos o napas. Con respecto al 0,5% de químicos utilizados como aditivo, se trata de entre tres a doce compuestos de consumo residencial e industrial diarios, como detergentes, enzimas y sales. Estos químicos deben estar aprobados por la autoridad medioambiental que corresponda antes de realizar la operación; no hay fórmulas secretas ni químicos tóxicos peligrosos.

En síntesis, el fracking en Vaca Muerta no puede generar sismos; no va a tener como consecuencia una migración de agua de inyección ni sus aditivos ni los hidrocarburos que se estén explotando a los niveles de agua freática ni al suelo; la explotación (proceso posterior al fracking que puede durar hasta 40 años) de estos pozos no debería permitir la migración de ningún contaminante a los acuíferos ni al medioambiente. Esto lo garantiza el casing o entubamiento de los primeros cientos de metros, evitando el contacto con acuíferos, técnica que es la misma que ya se ha utilizado en más de 65.000 pozos “convencionales”. Pero nada de esto tiene sentido si no es puesto en el contexto actual del desarrollo energético en nuestro país. Hace cinco años se creía que no había una solución a la declinación en la producción de hidrocarburos en Argentina, a esto se le suma que en los últimos diez años el consumo ha crecido enormemente la demanda energética de la mano del crecimiento de la industria nacional y la economía en general. Del mismo modo que hace diez años se creía que Estados Unidos estaba condenado al abastecimiento externo y hoy está planteada la posibilidad de que se convierta en un país exportador de gas y energía en los próximos años gracias al desarrollo del fracking. Entonces, ¿qué fue lo que cambió? Las técnicas para la explotación del llamado recurso no convencional pasaron a ser rentables económicamente.

El plan estratégico de YPF plantea que con producir el 15% del potencial de Vaca Muerta podría cubrirse por completo el déficit energético de nuestro país. En el mediano plazo la Argentina pasaría de ser un importador neto de energía e hidrocarburos a suplir completamente la demanda interna y convertirse en exportador. Y no sólo un potencial exportador de hidrocarburos sino también de conocimiento, al convertir los equipos técnicos en líderes mundiales en la exploración y producción de shale oil.

Ernesto Gallegos Geólogo, docente UBA (@berenjenal)
Advertisements


Categories: Fracking en Argentina, Noticias del SHALE

Tags: , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: