Petróleo: fuente de energía desde 1907

primer pozo petroleo

Este viernes se conmemora el 106° aniversario del descubrimiento de petróleo en Argentina. Durante mucho tiempo se minimizó la importancia científica y estratégica de este descubrimiento al desnaturalizarlo, instalando la creencia de que fue producto de la casualidad. El relato instalado dice que el 13 de diciembre de 1907, en Comodoro Rivadavia, se encontró petróleo durante la perforación de un pozo destinado a buscar una reserva de agua subterránea. El investigador Federico Bernal habla de esta tergiversación de nuestra historia como “La Zoncera del Agua”,  sumándolo así al Manual de Zonceras Argentinas. Lo que plantea Bernal es que el hallazgo de petróleo en Comodoro Rivadavia no tuvo nada de fortuito sino que fue producto de la exploración sistemática del equipo liderado por el ingeniero Enrique Hermitte. Este y otros relatos buscan atentar contra el profesionalismo de sus protagonistas, contra la capacidad de planificación y gestión del Estado a lo largo de la historia, y por último promover una idea de que el desarrollo argentino es producto de la casualidad antes que de la investigación científica y la profesionalidad de sus cuadros técnicos.

Hoy en día, más de 100 años después del descubrimiento de petróleo en nuestro país, estamos asistiendo a una nueva era de descubrimiento y cambio de paradigmas en la política hidrocarburífera de nuestro país. El avance técnico que permite la explotación del petróleo y gas de shale que se encuentra masivamente en la Formación Vaca Muerta cambia completamente el panorama energético, pero también económico y geopolítico de nuestro país. Son tiempos de cambio, y si esos cambios llegan a los objetivos que se ha planteado YPF en esta nueva etapa, serán recordados con una importancia  y una épica casi sin antecedentes.

Esta nueva era del petróleo en Argentina, con las reservas de Vaca Muerta, el conocimiento científico que existe sobre los yacimientos no convencionales de tipo shale, y el conocimiento técnico de la fracturación hidráulica necesaria para explotarlos, también está generando a su paso “relatos alternativos” que tienden al desaliento. Hoy existe, o se quiere instalar, una nueva zoncera del agua: “para realizar la fracturación hidráulica se consumirá toda el agua de los niveles freáticos, y la que no se consuma quedará contaminada”. Esta nueva zoncera del agua puede dividirse en dos partes, por un lado el consumo y por el otro la contaminación.

En Neuquén existieron desde manifestaciones hasta causas judiciales intentando impedir la fracturación hidráulica por temor al uso intensivo de las reservas de aguas subterráneas. Todos los planteos son válidos y esta actividad debe contar con algún tipo de licencia social, pero realidad es que los pozos donde se realizaron y se realizan tareas de fracturación hidráulica para estimular y permitir la producción de petróleo y gas de tipo shale trabajan en un 100% con agua de origen superficial. Se trata simplemente de agua extraída de los principales ríos de la zona. Hay sectores que además quieren instalar la polémica sobre la cantidad de agua que consume la técnica, pero se trata de menos del 0.1% del caudal anual de estos ríos, para el caso de Vaca Muerta en Neuquén. Estos volúmenes de agua además son tratados y reutilizados, en su mayoría.

El punto de la contaminación de los niveles freáticos viene de la mano con las grietas generadas por la fracturación hidráulica, y la idea de que estas pueden permitir el escape de hidrocarburos y otros contaminantes. A diferencia de lo que sucede en otros lugares donde se explotan recursos tipo shale con esta técnica, en Vaca Muerta la distancia (en profundidad) entre los acuíferos, niveles freáticos superficiales que alojan las reservas de agua dulce, y el techo de la formación productora es de por lo menos 2000 o 2500 metros. Contemplando que las fracturas que se realizan tienen una penetración que en casos extraordinarios pueden alcanzar a superar los 100 metros, es físicamente imposible que una de estas fracturas penetre todo el espesor de roca que separa al recurso de los acuíferos.

Todo vuelve, y en este caso vuelve la popularización del desánimo, intencionada e impulsada por algunos sectores, que se repite y queda en evidencia. El mismo patrón para instalar en la población que Argentina tiene una política hidrocarburífera signada por las casualidades, sin tecnología ni planificación y ahora también descuidando el medio ambiente. Como las del agua, hay y habrán muchas más zonceras dirigidas como palos en la rueda al desarrollo de nuestro país mediante la eficiente explotación de nuestros recursos. Está en cada uno de nosotros el deber de ser fieles a la información científica, antes que a los panfletos vacíos de argumentos.

Redactor: Ernesto Gallegos, Geólogo y Docente de la UBA. @berenjenal

Advertisements


Categories: Noticias del SHALE

Tags: , , , , , , , , , , , ,

1 reply

  1. Reblogueó esto en La capital del shaley comentado:
    Compartimos a nota de Ernesto Gallego (geólogo y docente de la UBA) para Independencia Energética

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: