La importancia de proteger los acuíferos


Acuíferos con casing

 

Foto: Tenaris

*Por Ernesto Gallegos

También llamadas napas o acuíferos, los niveles freáticos son capas debajo del suelo que tienen continuidad lateral y permiten la acumulación y migración de aguas subterráneas. Estos niveles son de vital importancia para el desarrollo de la vida en todos los ambientes naturales, al abastecer la disponibilidad de agua para plantas y animales. Los niveles freáticos que almacenan y por los que circula agua dulce, se encuentran por lo general a menos de 300 metros de la superficie. A profundidades mayores pueden existir niveles que acumulen agua, con salinidad y presencia de otros contaminantes naturales que no permiten su uso para el consumo humano, agrícola o animal. Estos niveles más profundos por lo general están completamente desconectados de los sistemas superficiales y no llegan a interactuar nunca con los seres vivos.

Durante la perforación, terminación y explotación de pozos de petróleo y gas, se considera de vital importancia aislar la cañería y el sistema de extracción de los mecanísmos de drenaje superficiales (ríos y arroyos, si existieran), aguas de lluvia y aguas freáticas. El aislamiento de los niveles freáticos es crucial, ya que garantizará que un bien tan preciado como las reservas de agua dulce no entren en contacto con hidrocarburos, sales y otros fluidos que puedan provenir del reservorio.

El asilamiento de los niveles freáticos se realiza periódicamente en cada uno de los pozos de yacimientos convencionales. Se cree que hasta el momento se han realizado más de 65.000 pozos “convencionales” de petróleo y gas en nuestro país. El desafío que representa para nuestro país la explotación de Vaca Muerta en la provincia de Neuquén, un yacimiento no convencional, incluye la realización de este tipo de aislamiento en los cientos (se habla incluso de miles) de pozos que se realizaron hasta ahora.

La posibilidad de migración entre el pozo y los niveles freáticos se controla con una serie de medidas de seguridad que se superponen, e incluyen principalmente el “casing” (entubamiento realizado con aceros especiales) y diferentes tipos de cementación. A estas barreras físicas se debe agregar un monitoreo periódico que prevenga el desgaste por corrosión o fatiga de los materiales. En el caso de la fracturación hidráulica, la técnica utilizada para explotar los recursos no convencionales como el de Vaca Muerta, esta aislación además garantiza que los fluidos utilizados durante los procesos de fracturación y estimulación no se filtren en ningún momento hacia los acuíferos.

De esta manera, utilizando tecnología de punta y efectuando los controles correspondientes, existen los elementos necesarios para descartar todo contacto entre los acuíferos y los hidrocarburos. Tanto en los más de cien años que lleva la explotación de los sistemas convencionales en nuestro país, como en el futuro que presenta la explotación de los no convencionales.

*Geológo y docente de la UBA.

 

Advertisements


Categories: Fracking en Argentina

Tags: , , , , ,

1 reply

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: