La Nación anti nación

Por Daniela Rivera*

A partir de una nota publicada en La Nación, mucho es lo que se estuvo hablando hoy de la falta de confianza de Estados Unidos en Argentina para invertir y poco es lo que se sabe de los motivos reales que están detrás de eso.

Por principio, hay una clara operación política de parte del diario para beneficiar las transacciones en USA y desalentar las inversiones tanto en nuestro país como en otros de la región: México, Chile, Colombia y Brasil. Visto y considerado que estas inversiones darían motivo al Estado para inflar el pecho y avanzar con la frente en alto jactándose de las buenas decisiones que se vienen tomando (desde la nacionalización de YPF para adelante), se entiende que desde un periódico por excelencia opositor de este gobierno nacional, se busque poner palos en la rueda. Esta intencionalidad está en consonancia con la alineación partidaria y el antipatriotismo que el matutino viene demostrando últimamente en más de una ocasión. Porque siempre es más fácil ensuciar al otro antes que dejar el orgullo aparte y reconocer que el “oponente” hizo las cosas bien.

Por otro lado, estamos ante personas que no quieren que nuestro país sea autónomo porque les quitaría su porción en las transacciones o porque su partidismo pesa más que el bien común. Estoy hablando del señor Saguier, el director del diario, que desde la línea editorial deja bien en claro a qué intereses está respondiendo.

Lo que no se dijo en esa nota es que empresas estadounidenses como Exxon  están ansiosas y por demás interesadas en invertir en el país.  O que el titular de la CNV, Alejandro Vanoli, afirmó que “el Merval en 2013, prácticamente duplicó la rentabilidad”. Tampoco se dice que YPF, desde su reestatización, casi duplicó su producción.

Es una lástima que un diario tan importante (lo de prestigioso ya no me animo a afirmarlo) se alimenten de la desinformación y de las expectativas confusas para generar una opinión que va en contra de los beneficios del país, no sólo económicamente sino también en materia política y social. Porque los recursos y el potencial hidrocarburífero de nuestro país no son propiedad del gobierno de turno, son de todos los argentinos y, por delante de cualquier otro interés, deberíamos priviliegiar ese. Porque, ante todo, somos argentinos. Si el país crece, crecen las industrias, los hospitales, los transportes, los caminos, las ciudades. Si el país no crece, si el país depende de los demás para tener gas o petróleo, poco se podrá hacer para movilizar toda la infraestructura de la nación. Poco se podrá hacer por la independencia energética. Y muchos serán los perjudicados, sobre todo los que necesitan de los hidrocarburos para movilizarse, para producir, para alimentarse e incluso para trabajar. Sobre todo, para trabajar. Incluso los que escriben en el diario La Nación.

*Periodista colaboradora

Fuente: Independencia Energética

Advertisements


Categories: Fracking en Argentina

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: