El riesgo de sismicidad inducida por el fracking es altamente improbable

“El sismo más alto provocado por el ‘fracking’ fue de 2,3 grados en la escala Richter “y todavía está en los valores de microseísmos”

El geólogo y responsable de exploración en la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi, Juan García Portero, ha afirmado que “el riesgo de sismicidad inducida por el ‘fracking’ –fracturación hidráulica con agua y arena en las pizarras subterráneas para extraer de forma no convencional gas y petróleo– es altamente improbable, con valores prácticamente imperceptibles en la superficie”.

   Así, ha asegurado que los valores de las magnitudes de los seísmos inducidos por la fracturación hidráulica en horizontal –”en paralelo al techo y al suelo de los reservorios” donde están el gas y el petróleo–, “son menores que los provocados en otras actividades humanas”. De hecho, ha precisado que la magnitud habitual de estos seísmos “están en la escala de microsismos”, es decir, “entre -3 y -1″, según la escala sismológica elaborada por Gerhard Richter.

En este sentido, ha añadido que, cuando en Blackpool (Reino Unido) se produjo en 2011 una inyección en las fallas “o muy cerca, se provocaron microsismos de 2,3 y 1,5 grados” en la escala de Richter. “Es el más alto y todavía está en los valores de microsismos”, ha tranquilizado.

“La rotura del reservorio de pizarra produce microsismos, pero después de millares de operaciones a 3.000 ó 5.000 metros –2.000 por debajo de los acuíferos más cercanos a la superficie– no se sentirán nunca”, ha explicado.

García, que ha recordado que en la actualidad los promotores españoles están pidiendo las licencias de exploración y “no habrá ‘fracking’ en sí hasta dentro de diez años”, ha incidido en que “los procesos están maduros” y son “tecnológica, social y económicamente viables”. “Tendríamos que coger la mejor rueda y traerla a España. No tiene sentido empezar de cero”, ha defendido.

Además, ha destacado que el consenso científico explica que la presencia de fallas preexistentes “tienen un efecto casi nulo en el desarrollo vertical de las fracturas provocadas por el ‘fracking’”, tal y como ha dicho durante su intervención en una ponencia del encuentro ‘Evaluación ambiental de los proyectos de ‘fracking’ (explotación de gas no convencional por fractura hidráulica) en España’, que se celebra en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

CANTABRIA, LA ZONA CON LA SISMICIDAD “MÁS BAJA”

En cuanto a los datos que tiene el Instituto Geológico Nacional (IGN) sobre la sismicidad histórica en España, ha precisado que la cuenca de Cantabria y del País Vasco es la zona con la sismicidad “más baja” de España, frente a Andalucía y Murcia, que son “las más altas” porque en Andalucía “la placa de África se está metiendo debajo de la europea” y porque en Murcia “hay dos placas que se están juntando”.

De esta forma, ha precisado que en Cantabria hay “cuencas alpinas, con un alto grado de impermeabilidad que explica los bajos niveles de sismicidad y deformaciones con 30 millones de años de antigüedad”.

ENTRE 1.000 Y 3.000 METROS CÚBICOS DE AGUA EN CADA ETAPA

En lo referido a las distintas etapas de perforación para fracturar las pizarras, García ha precisado que la cantidad de agua presente en una es de entre 1.000 y 3.000 metros cúbicos, con una diferencia de una semana entre una inyección y la siguiente. “Hay miles de fracturas monitorizadas”, ha señalado.

Igualmente, ha puesto de relieve las medidas de seguridad que se toman para evitar que durante la perforación, la inyección de agua y la extracción de los hidrocarburos se contaminen los acuíferos subterráneos. Y también ha afirmado que “es bueno” que haya “el nivel de exigencia de los informes de impacto ambiental (IAE) –obligatorios para pedir una licencia de investigación– sea elevado”.

“Sé parte de lo que hay -estudios de sismicidad del IGN–, pero los promotores tienen que hacer estudios específicos de los terremotos previos, de los provocados por la perforación y de los que pueda haber después”, ha manifestado.

A este respecto, ha desgranado lo que tienen que hacer los promotores para minimizar los riesgos asociados al ‘fracking’, como hacer estudios hidrogeológicos e integrar todos los datos geológicos de la superficie a través de la cartografía existente, así como tener los datos de sismicidad natural y de la geología del subsuelo por medio de la sísmica de reflexión en 3D.

Fuente: Europa Press

Advertisements


Categories: Noticias del SHALE

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: