Independencia energética y Fracking

Por Ernesto Gallegos*

Empezamos la semana analizando el ensayo de la Dra. Maristella Svampa, investigadora del CONICET y una de las protagonistas de la película “La Guerra del Fracking” del Senador de Proyecto Sur Fernando “Pino” Solanas. La Dra. Svampa habla del extractivismo como problemática creciente donde la sobreexplotación y exportación a gran escala de bienes primarios o commodities hacia países “centrales”. Sobre esta hipótesis construye una errática crítica a la estrategia argentina de alcanzar su Independencia Energética a través de la explotación de sus recursos de hidrocarburos no convencionales.

Puntualmente sobre la explotación de los recursos no convencionales en la Cuenca Neuquina, la Dra. Svampa menciona un “mayor costo económico, mayor riesgo ambiental y menor rendimiento energético” de los hidrocarburos no convencionales; frase que podría ser desglosada en una verdad y dos mentiras. Mientras es cierto que el costo de producir un barril de petróleo equivalente de tipo shale es más costoso que la mayoría de los sistemas convencionales, el riesgo ambiental no es mayor al de la actividad convencional y el rendimiento energético de dicho barril de petróleo equivalente tendrá el mismo rendimiento energético sin importar de qué tipo de yacimiento proviene.

La Dra. Svampa tilda además al fracking o fracturación hidráulica de “técnica experimental”, lo que es directamente falso, para el avance de la tecnología en el mundo y para la experiencia en Argentina (donde se realiza desde 1959). Sobre la experiencia en la explotación de shale gas en Estados Unidos hace mención a “terremotos y mayores emisiones de gas metano”,  dos argumentos ampliamente difundidos, pero de los que no existe prueba científica corroborada por especialista y revisada por pares (o sea, publicada en revistas o foros especializados que validen una investigación de este tipo). Por ejemplo la supuesta contaminación de metano en los acuíferos que da lugar a las “canillas en llamas” (también incorporadas en la película La Guerra del Fracking), no era otra cosa sino un proceso natural de un área con gran actividad de metano biogénico. Como hemos comentado anteriormente, en realidad el fracking no implica un riesgo mayor que la explotación convencional para los niveles freáticos, mucho menos con la profundidad a la que se encuentra Vaca Muerta. La Dra. Svampa, siendo investigadora del CONICET debe saber, tanto como nosotros, que la revisión por pares de las conclusiones de un trabajo de investigación (o “peer review”) es el único medio que utiliza la comunidad científica para validar una hipótesis. En esa evaluación por pares radica el funcionamiento y el sistema de control (o autocontrol) de los avances científicos en la actualidad; es uno de los motivos, además, de por qué hay que tener más cuidado con lo que uno dice en un paper para una revista científica, SCIENCE por poner un ejemplo, y quizás uno se puede expresar más livianamente en la revista cultural del Diario Clarín.

Mucho hemos hablado sobre las prohibiciones y moratorias impuestas a la actividad petrolera no convencional en diferentes países. En general queda demostrado que la presión popular, empujada por lobbys antipetroleros y acompañada masivamente en algunos países en particular puede obligar una prohibición de este tipo sin evaluar los aspectos técnicos o científicos del tema. El caso de Francia es emblemático, el gobierno prohíbe el fracking porque su país no tiene el recurso y su matriz energética depende de la energía nuclear, con esa medida se gana el favor de un amplio sector de la población “anti-fracking” y en realidad nada cambia. Además hay que tener en cuenta que el escenario europeo actual es demasiado complejo, cuando incluso se habla de una nueva “Guerra Fría”. Esto nos recuerda a municipios de Entre Ríos o del sur de la Provincia de Buenos Aires donde se toman medidas anti-fracking en lugares ubicados a miles de kilómetros de la cuenca productiva más cercana. Las bajezas de la política están en todos lados. En este sentido es paradigmático el caso de la Cuenca de Claromecó, donde se citó repetidamente a supuestos “especialistas” que luego fueron desestimados en una causa judicial en Chubut, y donde también se pudo ver una actividad muy fuerte de Proyecto Sur. Desde este humilde espacio esperamos que no tomen estas palabras como validación de nada, sino que se abra un debate abierto, plural, serio, y basado únicamente en hechos científicos antes de tomar una decisión sobre un tema tan importante en el que se juega el futuro energético de nuestro país.

Lo peligroso de este pensamiento, de este planteo, es que desde su castillo de cristal la intelectualidad que se opone al “extractivismo” no plantea una alternativa viable para el futuro de un país en crecimiento como Argentina (ni hablar de que no considera que todas sus investigaciones de este tipo son posibles gracias a la renta que otorgan los impuestos y retenciones sobre la producción nacional). No considera que desde 2002 el PBI de Argentina creció una década a un promedio de casi 8% anual, mientras disminuyó la producción de petróleo y gas (en los que se basa el 85% de nuestra matriz energética) alrededor de un 6% anual (hasta la recuperación de YPF en 2012), dejándonos en con la obligación de importar energía (hidrocarburos para la generación de energía, en realidad) en el orden de 15.000 millones de dólares para este año. Y esto no es opcional, es obligatorio, es necesario para mantener el nivel de actividad, el nivel de consumo, el proceso de industrialización, a los millones de familias argentinas que fueron incorporadas y deben mantenerse en un estándar de vida cada vez mejor. El empleo fue el motor de la transformación argentina de 2003 a esta parte y esto se construyó sobre los motores de la industria nacional, el consumo interno, la modernización y avance de nuestro sistema científico y tecnológico: nada de esto sería posible sin energía. Y hoy, la alternativa más limpia, más viable, más cercana, más posible, pasa por avanzar en la explotación responsable de nuestras reservas de shale oil y shale gas en Vaca Muerta. No hay plan B, lo hemos discutido recientemente al comparar los costos de la tecnología necesaria para desarrollar energías alternativas, eso vendrá en el futuro y será mejor en un montón de sentidos, pero hoy simplemente no es viable.

Por último y brevemente, nos gustaría recordar que el planteo de “vienen por nuestros recursos para llevarlos a los países centrales” es también falso. La explotación de Vaca Muerta está orientada en un proyecto político que aspira a producir energía para el consumo interno y salvar el déficit energético que se profundizó de la mano del crecimiento económico y la falta de inversión en el sector durante años. La búsqueda de socios en el exterior tiene que ver con alcanzar esos objetivos lo antes posible, y mientras las empresas que invierten en Vaca Muerta lo hacen obviamente por una ganancia económica, el desarrollo del recurso desencadena necesariamente una mejora en la calidad de vida en torno a la actividad. Descontando que esos 15.000 millones de dólares que hoy gastamos en importar energía se podrán usar para fines mucho más nobles que tiene la política cuando logremos recuperar el autoabastecimiento.

Desde nuestro lugar, siempre honesto, siempre de frente, dejamos planteada esta serie de argumentos y contra argumentos, esperando que se pueda avanzar en un amplio debate que nos lleve a comunicar sobre la base de estudios, investigaciones y hechos científicos demostrables, cuál es el mejor futuro posible con los recursos que tiene hoy nuestro país. Sólo de esa manera lograremos avanzar definitivamente (en lo económico, en lo práctico y también en lo intelectual) hacia recuperar nuestra Independencia Energética.

*Geólogo y docente de la UNAJ

Advertisements


Categories: Noticias del SHALE

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: