Demuestran que el fracking es más ecológico que las renovables

Según ingenieros de la Universidad de Manchester, la utilización de gas no convencional para la generación de energía eléctrica puede tener menos impacto sobre el ambiente que la instalación de paneles solares y turbinas off shore. La clave está en la regulación de la técnica.

Expertos de la Escuela de Ingeniería Química y Ciencia Analítica de la universidad de Manchester publicaron hace pocas semanas un trabajo de investigación que compara al shale y su extracción a través del fracking, con otras formas de generación de energía como el gas natural y el carbón convencional,  y fuentes menos contaminantes como la nuclear, la eólica marina y la solar.

De acuerdo a la investigadora líder del trabajo, la Dra. Adisa Azapagic, se analizaron “11 impactos diferentes de la extracción de gas de esquisto mediante fracturación hidráulica así como de su procesamiento y utilización para generar electricidad”.

Los resultados sugieren que las emisiones medias de los gases de efecto invernadero a partir del gas de esquisto a lo largo de todo su ciclo de vida, son cerca de 460 gramos de dióxido de carbono equivalente por kilovatio-hora de electricidad generada. Esto, dicen los autores, es comparable a las emisiones de gas natural convencional.

El estudio también demostró que el gas de esquisto es mejor que la energía eólica marina y la energía solar para cuatro de los 11 parámetros analizados: el agotamiento de los recursos naturales, la toxicidad para los seres humanos, el impacto en el agua dulce y la afectación de los organismos marinos. Además, el gas de esquisto resultó ser menos nociva que la energía fotovoltaica -pero no que la marina- para el agotamiento de la capa de ozono y la eutrofización (el efecto de nutrientes tales como fosfatos, en los ecosistemas naturales).

Estas conclusiones surgieron a partir de la consideración del “ciclo de vida” del shale y su proceso de extracción, en comparación con la producción de paneles solares y turbinas off shore, y su vida útil.  La existencia de metales pesados ​​y otros elementos tóxicos utilizados en el ciclo de vida de los paneles y las turbinas les dan una calificación de toxicidad humana “por lo menos tres veces mayor que la de esquisto”, concluyeron los investigadores.

Asimismo, los paneles solares causan más daño a la capa de ozono que el shale gas debido al uso de elementos contaminantes en la producción de células: tetrafluoroetileno plata y teluro. Por su parte, el acero utilizado en las turbinas de generación off shore también tiene efectos negativos sobre el entorno.

Los autores dicen que sus resultados confirman la necesidad de una regulación estricta para la exploración y explotación del gas de esquisto.Reglas débiles, advierten, pueden hacer que las características ventajosas del shale se reviertan y llegue incluso a tener  mayor impacto ambiental que la generación a partir de carbón.

El coautor del estudio, el Dr. Laurence Stamford, dijo: “Una regulación adecuada debería introducir controles estrictos sobre las emisiones procedentes de la extracción de gas de esquisto y la eliminación de residuos de perforación. También debería desalentar la extracción en los sitios donde hay poco recurso, con el fin de evitar las altas emisiones asociadas con un bajo rendimiento”. 

Fuente: Universidad de Manchester

Advertisements


Categories: SHALE en el Mundo

Tags: , , , , , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: