Favorecidas por la ley, las empresas podrán renovar concesiones

Unos dicen que la nueva ley de hidrocarburos, aprobada en la madrugada de ayer, es imprescindible para alentar la inversión en la formación Vaca Muerta, en la cuenca neuquina, que abarca varias provincias. Otros sostienen que para solucionar la escasez de divisas de la actualidad y conseguir inversión extranjera a toda costa la norma permite que se renueven concesiones por 35 años a las petroleras que en general ya llevan un cuarto de siglo allí instaladas. Incluso comparan la medida con la venta de las últimas acciones del Estado en YPF a Repsol en 1999, cuando el gobierno de Carlos Menem sufría aprietos fiscales.

De un lado está el kirchnerismo, pero también el presidente del Instituto Argentino de Petróleo y Gas (IAPG, organismo técnico promovido por las empresas), Ernesto López Anadón, o el economista especialista en energía Nicolás Gadano, asesor de YPF, pero también de la UCR. Ellos sostienen que las compañías que están a 10 o 12 años del vencimiento de sus concesiones carecen de estímulo para desembolsar inversiones fuertes como las requeridas en los pozos de fracking, o no convencionales, cuatro o cinco veces más costosos que los convencionales. Del otro lado, el ingeniero y ex presidente de la estatal neuquina Gas & Petróleo (G&P) Rubén Etcheverry, ahora aliado al radicalismo de su provincia, o el consultor Daniel Montamat.

Justa o no, la nueva ley favorece a las petroleras con concesiones de explotación o permisos de exploración -paso previo a la concesión- en la cuenca neuquina, que también abarca algo de Mendoza, La Pampa y Río Negro. Ahora esas empresas podrán negociar con las provincias la renovación de las concesiones o permisos. Los críticos presumen que los gobernadores que dejan el poder en 2015 se apurarán a ser ellos los que firmen las extensiones.

Dentro de la cuenca neuquina no todas las áreas son igual de ricas, e incluso hay dudas de que en otras provincias fuera de Neuquén pueda explotarse la roca de Vaca Muerta, que en algunas partes está 3000 metros bajo tierra y en otras aflora a la superficie. Pero expertos consideran que, a diferencia de las explotaciones convencionales, en las que usan el fracking la cantidad de acres (4 kilómetros cuadrados cada uno) es un factor clave.

YPF suma en la cuenca neuquina, entre las diversas provincias que la integran y entre permisos y concesiones, dentro y fuera de Vaca Muerta, 34.506 kilómetros cuadrados en los que es operadora de áreas en las que en general también participan otros accionistas, según datos del IAPG. Esa superficie incluye las que está explotando con la norteamericana Chevron en el área Loma Campana, cuya concesión ya había sido extendida por decreto presidencial en 2013. Chevron además es operadora en 1029 kilómetros cuadrados de la cuenca.

Otros jugadores

Pluspetrol, de las familias Rey y Poli, dispone de 26.178 kilómetros cuadrados de concesiones y permisos en los que es operadora. Energy Operations Argentina, de la poco conocida estadounidense NEOS GeoSolutions, controla 18.608. La pequeña petrolera canadiense Americas Petrogas, una de las pioneras en no convencional en la Argentina, dispone de 5487 kilómetros cuadrados. La brasileña Petrobras tiene 3901; la francesa Total, 3385; la alemana Wintershall, 3285, y Tecpetrol, de Techint, 3186. Capex, de la norteamericana El Paso Energy, suma 3800. Entre Lomas, que conduce Oscar Vicente, ex ejecutivo de Perez Companc, tiene 1589.

También hay grandes jugadores con poco terreno. La norteamericana Exxon Mobil, que vendió sus estaciones de servicio Esso en el país, tiene 401 kilómetros cuadrados, pero bien ubicados. Shell dispone de 495. Pan American Energy (PAE), propiedad de la británica BP, la china Cnooc y los Bulgheroni, 509.

Otros jugadores son los que están o estuvieron vinculados a la política. Grecoil, una empresa adquirida por Andes Energía, de Daniel Vila y el ex ministro menemista José Luis Manzano, suma 710 kilómetros cuadrados. Misahar, una de las petroleras de Lázaro Báez, cuenta con sólo 167. Raiser, de los Moneta, 844. Por último, Oil M&S, la de Cristóbal López, suma 1903.

Varios de los que sólo cuentan con permisos de exploración aún no han invertido lo necesario para conseguir la concesión de explotación. Su negocio pasa por vender los acres apreciados desde 2011 por adelante por la expectativa de Vaca Muerta a quienes realmente tienen el dinero para hacerla producir.

Fuente: La Nación

Advertisements


Categories: Fracking en Argentina

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: