La revolución de Vaca Muerta y el shale gas: “Estamos ante una oportunidad histórica”

Dow Argentina anunció que invertirá 450 millones de pesos para ampliar la capacidad productiva de su complejo petroquímico de Bahía Blanca, en busca de continuar con el abastecimiento del mercado local de productos plásticos y de incrementar las exportaciones al Mercosur, sobre todo a Brasil.
El objetivo de la compañía es producir en el país resinas que hoy se importan y aumentar la producción de polietileno que la industria nacional utiliza para la fabricación de envases flexibles y rígidos, productos para la salud e higiene, tuberías y películas industriales y agrícolas, entre otros productos.
Ese crecimiento debe estar acompañado del abastecimiento de una materia prima fundamental para Dow: el gas. En ese contexto, la filial argentina de la empresa norteamericana ya es una jugadora más en la industria de los hidrocarburos no convencionales. En sociedad con YPF, tiene en marcha una inversión por 188 millones de dólares para perforar un piloto de shale gas en Vaca Muerta, en el bloque El Orejano.
En diálogo con Economía y Petróleo, Gastón Remy, presidente de Dow para Región Sur, aseguró que los no convencionales abren una “oportunidad inmejorable para el sector petroquímico: replicar en nuestro país el desarrollo industrial y tecnológico que se vivió en los Estados Unidos en años recientes gracias a la revolución del gas no convencional”.
¿Cómo evalúa el proyecto de shale gas que perfora YPF en sociedad con Dow en El Orejano? ¿Cuáles son los resultados hasta el momento?
En primer lugar, dejame decirte que siempre es un placer estar en contacto con la gente de Neuquén. Neuquén es mi tierra, donde crecí y me formé. Donde viven mis padres y hermanos, los amigos de la infancia. Tiene un sabor distinto para mí desde ese punto de vista estar liderando esta activa participación de Dow en la provincia, asociados con YPF, en lo que son hoy los primeros pozos productivos de shale gas en el país.
Estuve en Añelo varias veces este año, y es impresionante ver de primera mano el avance que se está viendo en la zona. Además del gran potencial, hoy existe una importante realidad.
Por el lado de El Orejano, ya se han completado los primeros ocho pozos de la prueba piloto. Cinco de ellos ya están en producción y conectados a Compañía Mega (joint venture entre Dow, YPF y Petrobras para la separación de gases líquidos que luego se usan en nuestro complejo productivo de Bahía  Blanca). Los resultados están superando nuestras expectativas, pero no perdemos de vista que se trata de una prueba piloto y que, solo una vez finalizada (alrededor de 16 pozos en producción), vamos a poder sacar conclusiones finales sobre el potencial de El Orejano, teniendo en consideración niveles de productividad, costos, precios de los hidrocarburos, tiempos, etc.
¿La empresa ya decidió si continuará en la etapa de desarrollo del bloque y adquirir el 50% de la concesión, tal como se estableció en el acuerdo?
Como te decía antes, solo al finalizar la prueba piloto, con toda la información, datos y elementos sobre la mesa vamos a poder tomar una decisión en ese sentido. De todas formas, estamos comprometidos con YPF, con el desarrollo de Vaca Muerta y todo lo que esto puede significar para la industria petroquímica argentina.
¿Dow tiene en carpeta algún otro proyecto en Vaca Muerta?
Nuestra presencia en Neuquén es sólida, tanto a través de El Orejano como de Compañía Mega. Siempre estamos analizando y viendo alternativas y proyectos que sustenten nuestro objetivo de garantizar materia prima para mantener actuales de operación e incluso incrementar nuestra operación en Bahía Blanca.
¿Puede expandirse la sociedad con YPF al sector petroquímico?
Dow e YPF tienen una relación societaria de más de 15 años. Tanto en PBBPolisur (de donde salieron hace algunos años) como en Compañía Mega (todavía vigente). En los últimos años nos hemos integrado verticalmente y desarrollado una relación estratégica. No hay dudas de que nos une el interés por la producción, desarrollo y ampliación de la base petroquímica en la Argentina, asegurando la disponibilidad de gas para abastecer a la industria y potenciar así el crecimiento económico del país. Estamos analizando la forma de seguir plasmando y profundizando esos vínculos y visión.
¿La expansión del complejo de Bahía Blanca irá acompañada de un mayor consumo de gas? ¿Cómo se piensa abastecer la compañía de esa materia prima?
Está en el ADN de Dow la capacidad de analizar oportunidades y tomar decisiones con una visión de mediano y largo plazo. Nuestras inversiones requieren grandes inversiones de capital, proyectadas en algunos casos hasta 20 o 30 años de plazo. Nuestra expectativa es que gracias al desarrollo de los hidrocarburos no convencionales contaremos con un suministro de materias primas suficiente para abastecer nuestras operaciones en Bahía Blanca en los próximos años, incluyendo esta ampliación recientemente anunciada. Y, por supuesto, seguiremos buscando recursos alternativos que aseguren una producción constante de insumos críticos para el desarrollo industrial del país. Dow abastece desde el complejo de Bahía Blanca a 18 industrias y sectores claves del país como lo son la industria automotriz, higiene, alimentos, cuidado personal, construcción, oil & gas, entre otros.
¿Esta inversión significa que Dow tiene confianza en el comportamiento de la economía Argentina a corto y largo plazo?
Absolutamente. Dow está permanentemente en la búsqueda de oportunidades para invertir y expandir sus operaciones en la Argentina. Hace casi 60 años que operamos aquí y seguimos confiando en el potencial del país.
¿Qué oportunidades abren los hidrocarburos no convencionales para los negocios de la empresa?
Nuestro país se encuentra ante una oportunidad excepcional: según las más recientes estimaciones, la Argentina cuenta con una de las reservas de hidrocarburos no convencionales más importantes del mundo (cuarto lugar en petróleo y segundo en gas). Existen 30 veces más recursos de gas no convencional con respecto al convencional.
El aprovechamiento pleno de Vaca Muerta y todos estos recursos no convencionales permitirían una verdadera revolución energética en el país, que desde nuestra perspectiva, no debe limitarse a la extracción de los hidrocarburos, sino a potenciar toda la cadena industrial. Si tomamos como referencia la reciente “revolución del shale gas” en Estados Unidos, datos y estadísticas concretos demuestran que dicho valor agregado industrial podría multiplicar hasta por ocho veces la generación de empleo, impacto en la balanza comercial, atracción de inversiones y aumento de las exportaciones de productos con valor agregado. Estamos ante la oportunidad histórica de refundar la industria petroquímica argentina. Dow no solo quiere ser protagonista sino liderar ese cambio, de importancia crítica para todo el sector de manufactura argentino (el 96% de todo lo que se produce hoy en Argentina tiene dependencia directa o indirecta de ella), así como las industrias asociadas (aluminio, vidrio, etc) y convertidores.
Para tomar ventajas de estas oportunidades, es imprescindible establecer políticas de estado de largo alcance, marcos regulatorios, desarrollo de infraestructura, preparación del capital humano, lo que va a requerir consensos y una eficiente articulación publico-privada.

Fuente: La Mañana de Neuquén

Advertisements


Categories: Fracking en Argentina

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: