En Vaca Muerta y de la mano del fracking nace el nuevo sueño energético argentino

En el inicio del verano austral, el viento barre las planicies semidesérticas de la cuenca de Neuquén, al pie de la cordillera andina argentina. En el suelo abundan los tesoros: restos de dinosaurios, áreas vitivinícolas y un fabuloso reservorio de oro negro, Vaca Muerta.

“Es el mayor desafío energético de la historia argentina”, asegura Martín Costa, 36 años, ingeniero de la compañía petrolera nacional YPF.

YPF acaba de lanzar la perforación del pozo número 967 del yacimiento situado en la Patagonia, ‘El Dorado’ de los hidrocarbutos no convencionales y primer yacimiento productivo de petróleo de esquito fuera de Estados Unidos.

“Explotar Vaca Muerta es una gran responsabilidad, no es como bombear en un lago. Hay que bajar a 3.000 metros de profundidad, fracturar la roca y tratar de reducir los costos de explotación”, sostiene.

La zona explotada por YPF asociada a la estadounidense Chevron, bautizada Loma Campana, representa apenas 1% de los 30.000 km2 de Vaca Muerta, pero la producción de 270 pozos alcanza 21.000 barriles por día (mb/d).

El pueblo más cercano, Añelo, vio duplicar su población a 6.000 habitantes en tres años.

En los alrededores, hay un interminable desfile de camionetas de YPF, camiones transportando contenedores des grandes empresas de servicios petroleros, como la estadounidense Halliburton o la francesa Schlumberger, así como obradores, porque otro desafío es dar albergue a la mano de obra.

– Fiebre del oro negro-

Después del boom petrolero en los años 1980, esta es la segunda fiebre del oro negro en la provincia de Neuquén, al sudoeste de Argentina, donde se encuentra Vaca Muerta.

Pese al invierno riguroso (diez grados bajo cero), el gas y el petróleo de esquito atraen desde el profesional del sector al simple soldador en pos de una mejor vida con salarios dos, tres y hasta cuatro veces superiores a las remuneraciones de Buenos Aires.

Martín Costa, quien trabaja como jefe de perforación, tiene previsto cavar seis pozos en unas decenas de metros de distancia en el bloque 121 operado por YPF-Chevron.

Cuenta con plataformas de perforación móviles e hipermodernas, los Walking Rigs. Esas infraestructuras de 40 metros de alto, cuya mecha de 1.500 kg se hunde a 350 metros de profundidad, pesan más de 100 toneladas.

La ventaja que ofrecen es que permiten pasar de un pozo a otro, sobre un riel, sin necesidad de hacer una operación de desmontaje y montaje, lo que abarata los costos.

Luego, las unidades de fracturación hidráulica -el mecanismo más cuestionado por los ambientalistas- entran en acción para perforar cavidades en diferentes direcciones. Inyectan hormigón a alta presión, para asegurarse la impermeabilidad del pozo y evitar así -según los promotores de esta técnica- la contaminación de las napas freáticas.

La gente de YPF compara Vaca Muerta con el principal yacimiento estadounidense de petróleo de esquito, Eagle Ford, en Texas, y su producción de 800.000 mb/d, un reservorio que se extiende al vecino México.

Argentina produce en la actualidad medio millón de barriles de petróleo por día y ahora apunta al gas y al petróleo no convencionales para, en un primer momento equilibrar su balanza energética deficitaria, pero con la idea de transformarlo en un producto de exportación.

– Crudo en baja vs futuro de Vaca Muerta –

Estos últimos meses, se derrumbó el precio del barril de petróleo pero esto no reduce las esperanzas de YPF.

“No perforamos los pozos mirando la cotización del barril de hoy. Invertimos a largo plazo. Es una apuesta al futuro. Pero eso nos obliga a ser más eficientes”, explica Pablo Bizzotto, gerente de Gas y Petróleo de Esquito de Vaca Muerta.

“Los análisis revelan que el reservorio de Vaca Muerta es de una gran calidad, la composición del petróleo es ideal o excelente”, sostuvo.

El proyecto más avanzado es la inversión de YPF-Chevron en Loma Campana, pero hay otros en vista como el del bloque de gas de esquito Amarga Chica, en asociación con el malasio Petronas que se pondrá en marcha el 1 de enero, y otro con Dow Chemichal.

Exxon, Shell, Total también invirtieron en Vaca Muerta, pero están aún en el estadio de exploración.

En total, según un estudio de Accenture, el yacimiento tiene posibilidades de atraer 368.000 millones de dólares en inversiones extranjeras de aquí a 2035.

La consultora ve un potencial de medio siglo al ritmo de consumo actual de Argentina, la creación de 22.000 puestos de trabajo por año durante las próximas dos décadas y el aporte de 0,5% anual al crecimiento del país.

Sin dudas el shale podría abrir una nueva puerta energética a futuro para Argentina.

Advertisements


Categories: Fracking en Argentina

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: