Por qué el fracking salvó a la economía estadounidense y puede salvar la nuestra

La revolución del fracking ha sido de gran ayuda para la economía de los Estados Unidos de América, y el cambio del carbón al gas natural ha reducido drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero. En la última década, el fracking ha permitido que la producción de crudo estadounidense se elevase desde menos de 5 millones de barriles por día (bpd) a 9,2 millones de bpd. La producción de gas natural también saltó de 51 mil millones de pies cúbicos diarios (mmpcd) en 2005 a 77,9 mmpcd a finales de 2014. Todo esto ha ido acompañado de una caída de 10 por ciento en las emisiones de gases de efecto invernadero.

La empresa “IHS Research” dedicada a la industria química se refiere al fracking como “el milagro que sacó a los Estados Unidos de América de la Gran Recesión con la creación de 1,7 millones de empleos”. El desplome del 70 por ciento en el precio del gas natural a partir de US$ 7.59 en el 2006 a US$ 2,83 mpc en la actualidad permitió que la fabricación se expanda más rápidamente que la economía por primera vez desde la década de 1980.

Después de que el crudo alcanzara un máximo de 147 dólares por barril y los precios de la gasolina tocaran los US$ 5 por galón en 2008, el petróleo crudo se encuentra actualmente en un valor de US$ 50 por barril, y el gas cuesta US$ 3 por galón. Goldman Sachs estima que el gas más barato es el equivalente a un recorte de “US$ 125 mil millones en impuestos para los consumidores estadounidenses”.

El gas natural va camino a superar al carbón. En 2000, el carbón alimentaba el 52 por ciento de la capacidad de generación eléctrica en los EE.UU., frente a sólo el 12 por ciento para el gas natural. Pero el gas natural hoy en día representa el 30 por ciento de la generación eléctrica, frente al 37 por ciento que es el carbón. Gracias al fracking, las emisiones totales de gases de efecto invernadero de Estados Unidos cayeron un 3,4% desde 2011 hasta 2012 y un 10% desde 2005.

En sólo siete años, con la llegada del shale y el fracking hidráulico el precio del petróleo ha perforado los 100 dólares el barril de la OPEP. Y debido a la gran producción de gas natural, EE.UU está a punto de empezar a competir con la OPEP como un importante exportador mediante la conversión de gas natural excedente en una forma líquida llamada GNL.

América fue un gran importador de GNL entre 1995-2007, año en que las importaciones anuales se dispararon de 17,9 mil millones de pies cúbicos (mpc) a 770,8 millones de pies cúbicos. Pero durante los últimos 8 años la situación ha cambiado y el país ha comenzado a ser autosuficiente. Con el GNL como el componente de más rápido crecimiento del mercado mundial de gas natural con un aumento a una tasa anual del 6%, se espera que las exportaciones a Europa y Asia comiencen en el 2016, año en el que el precio del gas natural será de entre un 400 y un 600 por ciento más que en los EE.UU.

Con el precio del petróleo cayendo hasta en un 60 por ciento en los últimos nueve meses, el ritmo frenético de la perforación de Estados Unidos ha disminuido en un 40 por ciento, pero la producción ha seguido aumentando cada mes. La conclusión es que el fracking hidráulico de petróleo y gas natural ha salvado la economía de Estados Unidos y está en el proceso de salvar el medio ambiente y también puede salvarnos a nosotros, para alcanzar la soberanía energética y convertirnos en un  país autosuficiente y, lo más importante, más amigable con el medioambiente.

Advertisements


Categories: SHALE en el Mundo

Tags: , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: