Un nuevo estudio afirma que el fracking no contamina el agua

A través de una investigación llevada a cabo en más de 11.000 pozos de agua potable se llegó a la conclusión de que el fracking no es causa de contaminación como sostienen varios activistas y políticos anti-fracking.

El nuevo estudio realizado en 11.309 pozos de agua potable en el noreste de Pensilvania concluye que los niveles de metano registrados en el agua no están relacionados con la ubicación de los pozos de petróleo y gas que utilizan la fractura hidráulica. El hallazgo sugiere que las operaciones de fracking no afectan de manera significativa a los acuíferos de donde se extrae el agua de pozo.
El resultado también pone en duda los estudios que se llevaron a cabo en 2011 y 2013 en los que se encontró una correlación entre el fracking y la contaminación del agua, en una zona cercana de Pennsylvania. Allí, los pozos más cercanos a los sitios donde se realiza Fracking tenían niveles más altos de metano. Estos estudios, sin embargo, se basaron en sólo 60 y 141 muestras de pozos domésticos, respectivamente.

“Yo diría que [más] de 10.000 puntos de datos realmente cuentan una historia mejor”, dice Donald Siegel hidrogeólogo de la Universidad de Syracuse en Nueva York, cuyo equipo publicó online el nuevo estudio este mes. La empresa Chesapeake Energy Corp., que tiene grandes participaciones de petróleo y gas en Pennsylvania, suministró a los investigadores con la base de datos, la más grande de su tipo, y también financió el trabajo.

A pesar de sus desacuerdos, los científicos de ambos lados del debate sobre el fracking coinciden en que es muy poco probable que la microfractura de la formación rocosa en sí contribuya a la migración vertical de los gases. El problema, dicen, es que hay una minoría de pozos mal entubados, pero son pocos. Siegel cita un estudio de 2014 que encontró que sólo el 0,24% de los miles de pozos que hay en el noreste de Pennsylvania violaban las normas de seguridad relacionadas con la migración de metano en las aguas subterráneas.

Así, parece que el problema que rodea la contaminación de metano de pozos de agua potable se basa principalmente en la mala construcción del pozo:

Siegel no niega que ha habido problemas con algunos pozos con carcasas de acero mal diseñados o con paredes de cemento agrietadas y degradadas pero asegura que su estudio demuestra que es un tema extremadamente raro. “No hemos visto ninguna prueba [de la migración de metano] distinta de la emisión local de vez en cuando”, dice. “Creo que nuestro trabajo, en mi opinión, es bastante completo y certero”.
De todos modos, y para evitar futuras complicaciones, el gobierno de Obama lanzó una nueva normativa sobre el fracking, con el fin de mitigar las críticas hacia este sistema que se utiliza desde 1947 pero que ha adquirido gran relevancia en los últimos años debido al shale boom.

Fuente: Town hall

Advertisements


Categories: SHALE en el Mundo

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: