Nuevo informe de la Agencia de Protección Ambiental refuta los reclamos de activistas en contra del fracking

Una nueva investigación llevada a cabo por la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) dejo en evidencia la falta de argumentos claros por parte de los activistas anti-fracking para continuar con sus reclamos en contra de la estimulación hidráulica.

El nuevo informe ofrece una visión detallada de la composición de volúmenes y composición del agua de los fluidos utilizados en el proceso de fractura hidráulica. Para llevar a cabo su investigación, la agencia analizó los datos de 19.700 pozos de petróleo y 18.300 pozos de gas de aproximadamente 428 operadores en 406 condados en 20 estados obtenidos a partir del sistema ‘FracFocus 1.0’.

Uno de los puntos más importantes de dicho estudio fue que la EPA encontró quelos pozos usan aproximadamente 14 productos químicos y no 700 como se había informado en un reporte emitido por la Universidad de Missouri que afirmaba que  ”más de 700 sustancias químicas se utilizan en el proceso de fracturamiento hidráulico, y muchos de ellos alteran la función hormonal”.

Para no ser menos, el grupo ambientalista “Sierra Club” publicó un video llamado “Fracking 101,” en el que afirma:

 ”Este cóctel tóxico [de fluido de fracturación] requiere de millones de litros de agua dulce que se mezcla con algunos de los más de 600 productos químicos que incluyen  agentes carcinógenos conocidos y otras elementos más dañinos que la industria de los combustibles fósiles seguramente no revelará.”

Estas afirmaciones sin dudas buscan acaparar los titulares de la prensa y sorprender al público, pero es fácil rebatir estas teorías que no tienen un fundamento científico ni pruebas reales, tal como lo demostró el informe de la EPA.

¿Qué hay en los fluidos del Fracking?

La EPA también destacó los aditivos más utilizados en el proceso de fractura hidráulica: metanol, ácido clorhídrico y destilados de petróleo ligero tratados con hidrógeno. Mientras que los activistas anti-fracking a menudo tratan de asustar a la población acerca de estos aditivos, la realidad es que son productos que usamos diariamente en nuestra vida cotidiana.

El metanol, que se encuentra, según la EPA, en el 71 por ciento de los pozos analizados, es un aditivo importante que según el registro conocido como “FracFocus”, protege a los pozos de la corrosión y el congelamiento. Debido a estas propiedades, el metanol se utiliza en un número de industrias y se muestra en productos domésticos que van desde el líquido limpiaparabrisas hasta pinturas y adhesivos.

Los destilados de petróleo ligero tratado con hidrógeno se encuentran, según la EPA, en el 65% de los pozos analizados, se usan para minimizar la fricción. Estos productos se pueden encontrar en los removedores de maquillaje y laxantes.

El ácido clorhídrico, según la EPA detectado en el 65% de los pozos, se utiliza para ayudar a disolver los minerales e iniciar las fisuras en la roca. Este producto también puede ser encontrado comúnmente en limpiadores de piletas.

Una vez más, muchos de los productos químicos utilizados en el fracking están disponibles en los productos que se encuentran en los supermercados, en nuestras computadoras, en nuestra cocina o jardín. Tal como lo señala un estudio de la Universidad de Colorado, en Boulder, en el que se afirma que “los productos químicos encontrados en los fluidos del fracking no son más tóxicos que las sustancias que podemos encontrar comúnmente en nuestras casas”. También cabe destacar que dichos productos químicos se encuentran dentro del pozo y no hay posibilidad de que dañen el medio ambiente.

El mito de la información comercial confidencial

Al revisar los datos, la EPA encontró que el 70% de las empresas tenía al menos un ingrediente confidencial. Sin embargo, el informe reconoce que  ”si bien estos ingredientes son exclusivos de sus propietarios, generalmente se brinda la composición química general de los mismos”.

Hay, sin embargo, combinaciones únicas y aditivos en los que las empresas han invertido muchos años y muchos millones de dólares para su desarrollo. Sin la protección de esta información confidencial las empresas perderían dinero y puestos de trabajo ya que sus competidores podrían simplemente copiar sus productos de forma gratuita.

Algunos activistas ambientales han reclamado que se revele esa información confidencial pero deberían tomarse unos minutos para pensar esto.

Salvaguardar la propiedad intelectual no es algo específico o único para la industria del petróleo y el gas. Muchos productos del hogar contienen sustancias químicas artificiales que la empresa no da a conocer a los usuarios, pero está disponible para los médicos y personal de respuesta de emergencia si es necesario.

De hecho, incluso la recientemente reintroducida “Ley del Fracking” busca regular la fracturación hidráulica bajo mandato federal, lo cual es apoyado por algunos grupos anti-fracking como “Food & Water Watch”, reconociendo los derechos de los desarrolladores para proteger su propiedad intelectual.

El Consejo Editorial del “Denver Post” también se ha manifestado a favor de la protección de los derechos de propiedad intelectual de los operadores de petróleo y gas:

“No hay nada siniestro o inusual sobre el secreto de la propiedad intelectual. La ley federal ofrece protecciones similares para diversas industrias, al tiempo que permite excepciones para los profesionales de la salud que necesitan la información para hacer su trabajo”.

Conclusiones

Heather Zichal, ex asesor sobre temas climáticos y energéticos de Barack Obama, dijo lo siguiente sobre el informe: “Como administración, creemos que ‘FracFocus’ es una importante herramienta que proporciona transparencia al pueblo estadounidense”.

Esa transparencia sólo se ha fortalecido. La EPA analizó que el programa ha sido objeto de al menos dos revisiones generales con el fin de ampliar la facilidad de uso y proporcionar más información. Esta mejora continua está haciendo que los datos sean de fácil acceso al público y de hecho, la Oficina de Administración de Tierras comenzará a utilizarla base de datos “FracFocus” para divulgar los productos químicos que están aceptados en su nuevo reglamento sobre la práctica del fracking en tierras federales.

El informe de la EPA refuta repetidos reclamos de activistas anti-fracking ‘sobre los fluidos utilizados en la fractura hidráulica. También muestra en última instancia que ‘FracFocus’ es una herramienta valiosa, de fácil acceso que proporciona la contabilidad más completa de fluidos del fracking en los Estados Unidos de América.

Fuente: Energy in Depth

Advertisements


Categories: SHALE en el Mundo

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: