El fracking, una técnica segura para los acuíferos

Las medidas para prevenir cualquier riesgo de contaminación de los acuíferos forman parte del protocolo básico en cualquier operación de fracking, cuyo objetivo es, no lo olvidemos, la extracción de gas natural con total seguridad para la salud de las personas y el medioambiente.

El gas natural se puede extraer de objetivos no convencionales, que se encuentran a una profundidad de entre 2.500 y 5.000 metros. A esa profundidad es a la que se hace la fracturación hidráulica, es decir, a miles de metros de distancia de los acuíferos de agua dulce, que se sitúan siempre a decenas o centenares de metros bajo el suelo, pero no a miles. Por tanto, entre la zona donde se hacen las fracturas y los acuíferos, existen miles de metros de capas rocosas superpuestas, que impiden cualquier conexión. De hecho, la Agencia de Protección del Medioambiente de EEUU (EPA) ha certificado que la fracturación hidráulica no ha ocasionado contaminación de acuíferos. Así lo demuestran también un estudio realizado en 2014 por la Universidad de Durham, y también los distintos organismos responsables de la protección del medio ambiente en Estados Unidos.

Sí puede ocurrir, en cambio, que pozos convencionales o no convencionales, mal construidos o mal cementados provoquen la migración de metano. Uno de los ámbitos en los que más ha investigado la industria y perfeccionado su técnica es precisamente ése: la perforación y total aislamiento de los pozos para garantizar que no se producen fugas al exterior ni se introducen en su interior elementos que puedan poner en riesgo su correcto funcionamiento.

Cuando se perfora un pozo, y éste atraviesa un acuífero, uno y otro quedan totalmente aislados mediante la técnica del triple casing, es decir, se instalan tres tubos concéntricos de acero de alta resistencia y se cementan los espacios entre cada uno de ellos. De este modo, el tramo perforado queda totalmente aislado sin posibilidad de que ninguno de los elementos que circule por su interior –el fluido de fractura o el gas- contamine el exterior.Además, durante el proceso de construcción se realizan constantes controles de presión para verificar y asegurar la integridad del pozo.

Las técnicas empleadas cumplen lo establecido por la Comisión Europea en su Recomendación relativa a unos principios mínimos para la exploración y producción de hidrocarburos (como el gas de esquisto) utilizando la fracturación hidráulica de alto volumen, publicada en enero de 2014. Una de esas recomendaciones indica que se debe garantizar la integridad del pozo mediante un diseño y una construcción correctas y pruebas de integridad; los resultados de las pruebas de integridad debe revisarlos un tercero independiente y cualificado para garantizar el rendimiento operativo del pozo, así como su seguridad ambiental y sanitaria en todas las fases del proyecto y después de la clausura del pozo.

En España, además, la legislación medioambiental, una de las más garantistas de Europa, obliga a realizar controles rutinarios del agua potable en las zonas circundantes a los yacimientos para monitorizar y controlar que no se produce ningún tipo de comunicación entre el pozo y el acuífero.

Una vez realizada la operación de fracturación hidráulica, las aguas de desecho se recuperan y se depositan en una instalación certificada para su tratamiento y reciclaje o, en algunos casos, se reutilizan en sucesivos procesos de fracturación. En España la legislación obliga a que estas operaciones se realicen en condiciones de “vertido cero” de modo que las aguas residuales no suponen tampoco riesgo alguno para los acuíferos.

La práctica demuestra que la aplicación de estas buenas prácticas de la industria permite llevar a cabo operaciones de fracturación hidráulica con total seguridad. El gobierno polaco acaba de hacer público un estudiollevado a cabo durante 3 años en pozos exploratorios de gas no convencional en los que se ha realizado fracking. La conclusión es que las operaciones se han realizado sin ningún efecto negativo en las personas o el medioambiente y no se ha registrado ningún cambio en la composición de las aguas subterráneas o superficiales.

En definitiva, las mejores prácticas industriales y una legislación medioambiental estricta garantizan que las operaciones de fractura hidráulica pueden llevarse a cabo de forma segura y compatible con la protección del medioambiente y de las personas.

Fuente: Shale Gas España

Advertisements


Categories: SHALE en el Mundo

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: