Lo que esconde Vaca Muerta

Muchos son los que hablan de uno de los yacimientos de no convencionales más importantes del mundo y no es casual. Detrás de Vaca Muerta, expertos afirman que se encuentra la llave de la independencia energética.

La explotación de yacimientos no convencionales es presentada por las empresas petroleras y otras tantas de servicios vinculadas indirectamente como una oportunidad histórica para revertir esta tendencia, convertirse en exportador de energía y servicios, atraer inversiones extranjeras que potencien el circuito público-privado y utilizar esos recursos financieros en mejorar infraestructura y estrechar la desigualdad social.

Miguel Galuccio, titular de YPF, así lo entiende y lo expresó en una reunión en la Unión Industrial Argentina. “La Argentina será un país si logra desarrollar el no convencional y otro si no lo hace. Por eso tenemos dos opciones: el camino de la dependencia o el camino de la independencia energética”.

Para aprovechar los recursos de Vaca Muerta se utiliza el fracking, una técnica no convencional de extracción de petróleo que ha revolucionado al mundo y que ha tenido algunos detractores que han cuestionado la fractura hidráulica y la acusan de ser contaminante con argumentos poco sólidos.

Para Ernesto Gallegos, doctor en Geología y profesor en la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, estas afirmaciones son producto de una mala filosofía de la ciencia. Además de profesor y experto en la materia, Gallegos es una de las voces más firmes dentro del proyecto colectivo “Independencia Energética Argentina” que trata de exponer mitos y verdades sobre el fracking y los llamados no convencionales.

“El fracking no es algo nuevo. Se viene aplicando para la extracción de shale oil y shale gas desde la década de los años 40 y con los avances en la tecnología hoy, más que nunca, es comercialmente viable convertir el recurso en reserva. Pero además la tecnología lo hizo más seguro: hoy el uso del agua y de los llamados fluidos de sostén es más eficiente”.

La estimulación hidráulica o fracking, como se resisten a llamarla las petroleras, quizás por su mala prensa, se usa desde hace tiempo para mejorar la permeabilidad de los yacimientos convencionales. Consiste en inyectar “uno o dos días como mucho”, aclara Gallegos, agua a alta presión con arena y unos 12 aditivos. “Hay mucho mito con respecto a los químicos que se usan. No es veneno, son cosas que se usan todos los días en las casas”.

Fuentes dentro de YPF confirmaron esto. “Es totalmente transparente lo que hacemos con los químicos que no son diferentes de otros que tenemos dando vueltas por ahí. Un shampoo está lleno de químicos pero no por eso es dañino”. La arena está ahí para que la fisura no se cierre, para que por las microfisuras fluya el hidrocarburo.

¿Qué hay del agua? “Es reutilizable”, apunta Gallegos. Desde YPF agregan otro dato: la explotación solo utiliza 0,1% del caudal de ríos de Neuquén. “Más de 90% del caudal del río Colorado termina en el mar. En comparación el agua utilizada para riego es de 3%”, explica la fuente.

Pero quizás más importante a la hora de contrarrestar el mito de la contaminación de las napas es el análisis de la geología particular de Vaca Muerta. Mientras que en otros yacimientos de no convencionales los acuíferos se encuentran relativamente cerca de las piedras a las que hay que practicarles fracking, en la Argentina hay 2.000 metros de roca que los separan. “Además no es que se hace el agujero y se deja así, dicen desde YPF, sino que cuando se abre se baja acero y cemento, se lo entuba”.

“Vaca Muerta se encuentra en promedio a una profundidad mayor a 2.000 metros y las fracturas siempre son de menos de 100″, agrega Gallegos.

“Todas las industrias tienen impacto pero hay que lograr la sustentabilidad”. Así lo expresa Pablo Pereira, socio de Accenture para Recursos Naturales y Energía. Sabe una cosa o dos del asunto. Su división contribuyó en varios informes sobre no convencionales y participó en infinidad de proyectos para petroleras. “No es menos segura que cualquier otra industria de capital intensivo. Diría, incluso, que es más segura que muchas. Creo que históricamente la industria de energía tuvo y tiene mala prensa. Siempre se van a encontrar grupos que opinen lo que sea con extremos opuestos y más si el nivel de conocimiento que hay respecto a lo que es un recurso no convencional es bajo. Pero hay que entenderlo: nunca se va a encontrar el consenso de 100% respecto a este tema”.

La independencia energética es posible
Si el plan estratégico de YPF logra su cometido, explotar solo 15% de Vaca Muerta podría acabar con el problema de la importación de energía. Y lo que eso significa a escala macroeconómica es claro. En 2014 es posible que la mitad de las escasas reservas del Estado se vayan en importar energía. En el escenario inverso, habría una mayor disponibilidad de divisas para mejor batallar una crisis, preparar programas que mejoren el rendimiento académico en los más chicos o, incluso, para invertir en rutas que se necesitarán si se pretende exportar energía a países de la región. En un contexto de encarecimiento del barril de crudo, la balanza comercial argentina tampoco sufriría los embates del precio del petróleo y eso establecería un mejor piso para que las empresas radicadas en el país puedan prosperar y el mercado interno, florecer. Ya lo dijo Galuccio: “Vaca Muerta ofrecerá un espacio grande de oportunidades para el desarrollo local de proveedores y empresas vinculadas a la cadena de valor”.

Para las provincias petroleras, el tema no es menor. Se estiman US$ 8.500 millones para la provincia de Neuquén solamente en el proyecto de Loma Campana, que YPF está desarrollando junto con Chevron. Y esa es solo una parte marginal de un territorio que pone a la Argentina entre quienes más tienen recursos de shale oil y shale gas.

Si todavía falta afinar todas esas variables de logística, servicios tecnológicos asociados, recursos humanos, incluso un marco legal que beneficie los intereses locales y por eso se impulsa, dice el argumento una modificación a la Ley Nacional de Hidrocarburos, es lógico pensar que serán esas las áreas más beneficiadas de poder explotarse mejor Vaca Muerta. Pero se necesita, más allá de cualquier cosa, una visión. “Como en todo negocio habrá gente dispuesta a correr riesgo y otros que no. Ellos serán quienes tengan, al final, una mayor recompensa”.

Advertisements


Categories: Noticias del SHALE

Tags: , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: